El Coaching Ejecutivo una herramienta más para salvar tu empresa en 2021.



La pandemia ha cambiado por completo nuestras vidas y la forma que teníamos de entender un negocio.


Donde antes se compartían momentos entre colaboradores alrededor de la máquina del café, hoy las reuniones son virtuales y bastante más frías.


Sin embargo, el valor diferencial que nos ha aportado la crisis sanitaria del coronavirus ha sido una aceleración de los procesos de forma significativa.

Y es que, según recoge el periódico El País, 7 de cada 10 directivos quieren huir de su empresa.

Tradicionalmente, el sector de los ejecutivos equivale a un mercado de fichajes como en el mundo de los deportes. Los mismos directivos tienen intención de sucumbir ante nuevos retos en diferentes empresas o, incluso, distintos sectores. Esto ha incrementado en gran medida el número de mandos intermedios y alta dirección que quieren abandonar el barco de su empresa.


Motivos por los que abandona un directivo

1. La deficiente gestión de la pandemia

Los momentos difíciles sacan a relucir lo mejor y lo peor de las personas. En el caso de la pandemia, muchas empresas han actuado dejando a un margen sus valores, su cultura y su visión, para lanzarse de lleno a la pura supervivencia.


Muchos de estos directivos han decidido dar un paso hacia atrás y buscar empresas cuyos valores siguen inalterados a pesar de las crisis actual.


Uno de los pilares fundamentales en los procesos de coaching ejecutivo que desarrollamos en las empresas es el de los valores.


¿Qué podemos esperar de un Coach?



Los valores son el ADN y la seña de identidad de una corporación y laten al mismo tempo que el corazón de nuestro directivo. Si éste se encuentra alineado, el avance y la determinación es claro y definido. En caso contrario, el incentivo económico ya no será suficiente para retener su talento.


Este divorcio entre los valores de la empresa con los de los directivos ha provocado que las empresas se estén quedando sin ese talento.


Cuando una empresa tiene bien trabajados y desarrollados sus valores, y éstos están presentes en el día a día, se convierten en directrices del comportamiento de las personas y permiten crear equipos de trabajo alineados y competitivos. Viéndose reflejado en todos y cada uno de los momentos clave de la organización: la forma de liderar una reunión, la manera de proponer la participación en las decisiones, cómo trabajar el alineamiento de las personas, cómo exigir responsabilidad y resultados, definir objetivos, de qué forma contratar y despedir a los empleados, cómo desarrollar la estrategia de la organización, afrontar crisis, gestionar conflictos, etc.


En definitiva, lo que ha roto la relación entre las empresas con sus empleados ha sido una gran falta de coherencia en el comportamiento de las personas de la empresa, ingrediente absolutamente necesario para mantener la fidelidad de los empleados en el proyecto y la organización.


2. “Se nota la falta de Coaching Ejecutivo: Directivos cansados emocionalmente por el peso de la gestión de la pandemia y el agotamiento financiero de las empresas para las que trabajan.”



Pese a que la fuga afecta a las empresas, no toda la culpa recae en una mala gestión por su parte.


Los ejecutivos se incorporaron al proyecto sin conocer lo que iba a suceder. Nadie podía imaginar la situación que íbamos a vivir en el año 2020.


Por ende, los directivos de la empresa se unieron al proyecto bajo unas directrices y políticas de gestión que han caído en saco roto.


Ahora, todo es variable, y el directivo debe tener la flexibilidad suficiente como para afrontar con éxito estás ecuaciones llenas de incógnitas.


Invertir en la fidelización de tus principales colaboradores es crucial en un entorno tan incierto y volátil como el que estamos viviendo tras la presencia del COVID-19.

...


En este sentido, la gestión por valores vuelve a estar presente en las organizaciones. En este caso, con el nombre propio del consejero delegado. Muchos de estos directivos han sentido que sus responsables no han gestionado de forma correcta la situación de la pandemia, provocando la decisión de marcharse.


Como puedes ver, la pandemia ha sacado a relucir vicios y tendencias en la gestión directiva que no encajan con el liderazgo en valores.


Es por ello, que este año 2021, si quieres que tu empresa supere estos problemas de fidelización del talento, y mantengas a tus principales directivos, es muy importante que establezcas con ellos una relación basada en alineamiento de valores.


Con el fin de mejorar este alineamiento y potenciar la relación “directivo – empresa”, los procesos de coaching ejecutivo toman gran relevancia. Dichos procesos permiten alinear a los trabajadores clave con los intereses de la organización.


¿Cuándo es conveniente realizar un proceso de coaching ejecutivo?

Para poder conocer si te encuentras en una situación donde es necesario realizar un proceso de coaching ejecutivo en tu empresa, te invitamos a reflexionar sobre lo siguiente:

  • ¿Tu empresa está gestionada por valores?

  • ¿Tiene los valores claramente seleccionados y definidos?

  • ¿Si preguntáramos a dos personas de tu empresa qué entienden por cierto valor, lo describirían de la misma forma?

Responde sinceramente…


Si quieres mejorar tus procesos de liderazgo interno, ayudar a tus empleados a conseguir que estén alineados contigo y con la empresa, o eres un alto ejecutivo que quiere desarrollar una serie de competencias clave este 2021, te interesa un proceso de coaching ejecutivo.


Los invito a tomar un café y saber como puedo ayudar a su organización y colaboradores para adaptarse a nuestra nueva normalidad.

contacto@jairlaracoach.com




Fuente: Maraca Talent

Borja Gonzálbez

https://maracatalent.com/casi-8-de-cada-10-directivos-no-aguantan-mas-necesitan-coaching-ejecutivo/